jueves, 8 de noviembre de 2012

Diálogos de la Vida

Siempre huyendo de las tierras que ven nacer, crecer, vivir y… sufrir desde el principio del sentir. // ¿Por qué esa obsesión de abandonar? // Es instintivo y arcaico, un grito inconsciente del pensamiento bestial que le exclama mantenerse a salvo. // ¿De qué? // De él, ella, ellos, ustedes, yo. Todos. La sobrevivencia es la condena por exigir la vida. // ¿Qué hay con lo bueno de ese lugar? // Efímero y mortal. Nada es para siempre. // ¿No se supone que aprendes mejor de los errores que de los éxitos? // Siempre estará antes “existir” que la “angustia”.  La aflicción perturba. // ¿Cómo, entonces, se llevará a cabo la búsqueda de uno mismo si su alrededor es sustituible?  // La transmutación conlleva a la subsistencia.  // ¿La inestabilidad no es una consecuencia de la mutación? // Todo sana: las heridas, los golpes, las lesiones. La fluctuación llegará al equilibrio // ¿Y si  reconfortan más esas tierras donde uno padece? ¿Y si decide quedarse? // Entonces hay una supervivencia. No sobrevive. // ¿Cuál es la diferencia? // La supervivencia significa que ha superado la sobrevivencia. // Una historia que nunca culmina. // ¿Quién dijo que tendría punto final?

------------------

Un pequeño pensamiento. Agradezco a Cecali por su ayuda :) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada